Teresa Herrera: “No haría ningún desnudo, no hacen falta para demostrar que se puede ser una buena actriz”

Conocemos en profundidad a la actriz Teresa Herrera.

Entrevista:

Hola Teresa gracias por estar hoy con Teleaudiencias. ¿Qué tal, cómo te encuentras?

Hola. Muy bien, de casting en casting que es la época, así que de ensayos pero con mucha energía ¡No me puedo quejar!

Drama, comedia, algo de aventura, tener que llorar, hacer reír… ¿Qué prefieres interpretar?

Considero que tengo más facilidad para el drama por perfil, pero me gusta probar y arriesgar con todo tipo de personajes y estilos, “salirme del molde”. Eso es lo emocionante de esta profesión, poder habitar la piel de otros personajes y vivir sus vidas durante unos momentos.

La mayoría de los niños de hoy en día no han visto una obra de teatro. ¿De qué manera solucionarías esta falta de educación teatral en los más jóvenes?

Pues empezaría por poner una asignatura de teatro ya desde infantil en los colegios, creo que es una vía pedagógica que ayudaría mucho a los niños y que les acercaría a esta curiosa forma de vivir las historias. Y también aumentaría las excursiones a academias, escuelas y teatros en los que pudieran ver cualquier tipo de función teatral gratuita, porque entiendo que el precio suele ser un factor limitante para escuelas y padres.

¿Hay alguna escena o personaje que no interpretarías nunca por cuestiones morales, principios o tabúes personales?

Sí, los desnudos. Es algo que tengo muy claro y marcado a fuego, que no hace falta hacer desnudos para ser una actriz buena o famosa. Con horas de trabajo y el talento que cada uno tiene se puede llegar igual de lejos ¡o más! que los límites están para ser superados.

¿Cuándo ha sido la última vez que te buscaste en internet?

Pues la verdad que mi nombre artístico no lo he buscado nunca, pero el mío propio si, y casi siempre me suelen aparecer resultados de fútbol porque hay un torneo de fútbol con mi nombre (algo muy irónico porque no soy nada futbolera).

Pon en este espacio tus redes sociales y di a la gente porque te deben seguir.

Yo suelo moverme más en Instagram (@TeresaLoreto_Oficial), es muy visual y esta profesión se mueve en su mayoría por lo que se ve en pantalla y en escenarios. También uso Facebook (@TeresaLoretoOficial), aunque es más reciente y no hay tantas cosas que ver como en mi Instagram.

Y el por qué deben seguirme, pues porque me gustaría que todos pudieran formar parte de mi carrera artística; esta profesión no tendría sentido si no hubiera alguien al otro lado disfrutando de lo que hacemos. Ese feedback honesto del público, tanto para bien como para mal, es lo que nos hace mejorar como actores.

Para finalizar ¿Qué proyectos de futuro puedes adelantarnos?

La verdad es que no puedo decir mucho porque se me ha prohibido “levantar la liebre”, pero sí que puedo decir que es un proyecto llevado por la productora Número 52, dirigido por Ricardo del Pozo y Diego Blanco, escritor de Un Camino Inesperado. Pronto sabréis más, así que tendréis que estar atentos… (chan chan chaaaan). Y futuros proyectos pues todos los que vengan, iré informando por las redes sociales de todos ellos.

Este espacio es para ti para mandar un mensaje a los lectores de Teleaudiencias y/o a tus seguidores…

Agradecer a Teleaudiencias la oportunidad que me dan de conectar con tanta gente a través de esta entrevista, y agradecer a todos los que me siguen desde mis inicios su apoyo incondicional y sus ánimos para seguir siempre hacia delante con esta pasión. Y a los que se están planteando si seguir esa vocecita que les pide ser artista yo les digo BE BRAVE! y a por ello.

Biografía:

No sabría decir cómo empezó, la verdad. Desde pequeña (y supongo que como todos los artistas) he tenido ese Síndrome de Culo inquieto y Bobería Crónica Aguda que te hace no poder parar de hacer el payaso. Nunca me aburrí, y al tener muchos hermanos aprendes a jugar y a hacer el canelo constantemente con ellos, que es lo más divertido de ser muchos en casa.

Pero siendo más concreta, mis primeros pasos sobre un escenario los di justo después de titularme como Chef, con la compañía de Teatro amateur Áncora Teatro, un grupo compuesto por jóvenes de diferentes parroquias y edades que tenían el ambicioso proyecto de hacer LOS MISERABLES. Casualmente, porque yo aún no conocía el proyecto, me pidieron audicionar para el papel de Cosette que había quedado vacante. Logré pasar, y he de admitir que al principio se me hizo un papel que no sabía ni por dónde cogerlo pero luego las piezas fueron encajando una con otra con ayuda de los ensayos. No fue hasta el final de esa primera temporada cuando vinieron a vernos por sorpresa dos integrantes del reparto de Los Miserables de 1992. Al acabar la función dijeron cada uno unas palabras, pero las que más se me quedaron grabadas fueron las de Margarita Marbán, quien hizo de Eponine en su momento, que dijo “Aquí hay mucha gente con talento, si alguno está planteándose hacer artes escénicas que no se lo piense y lo haga sin miedo” y eso, junto con el apoyo de grandes amigos, hicieron que me atreviese a meterme a este mundo del arte escénico.

Y por fuera poco, el narrador de nuestro musical de Los Miserables resultó ser muy buen amigo de Jacobo Muñoz, gran profesor y actor de la Escuela Jana Producciones de Madrid. Y gracias a ese contacto pude hacer la prueba de acceso entrando ese mismo año a estudiar. Después empecé haciendo pequeñas actuaciones como El Juez de los Divorcios, con Samuel Blanco, o trabajos más de investigación desde los animales, con Mario Benítez; pero a mí me seguía llamando más la rama musical, y con ayuda de Alejandra Barella y Guillermo González he podido vencer esas pequeñas vocecillas de la cabeza que todos tenemos y que se encargan de decirte que No puedes hacerlo, o ¿Para qué lo intentas si es imposible?. Gracias a ellos ahora esas vocecillas están metidas en una caja sellada y cerrada con candado sin llave. Sin duda hay inseguridades, porque el actor sin inseguridades no existe, pero ya no son un freno para mi día a día como actriz.

Después de eso, mi primer papel de musical fue en la adaptación de Jana Producciones de WEST SIDE STORY como Diesel, que se alejaba del “dulce rosita” de Cosette y me permitió jugar más con un lado más “macarra”. Pero no fue hasta mucho después cuando nuestro director, Javier Muñoz, tuvo la brillante y loca idea de hacer WICKED; pero no de cualquier manera, no: con 6 elencos diferentes. Fue un proyecto ambicioso y que costó sacar junto con todos mis compañeros pero nos permitió aprender mucho más de lo que habríamos imaginado. Así fue como pude trabajar con personajes como Elphaba y Nessarose, y ver cómo cada vez que me volvía verde o me calzaba esos zapatos rojos descubría algo nuevo de ellas (aunque he de decir que como elenco también nos lo pasábamos muy bien) ya fuera un gesto, una risa o incluso un tic. Fue una experiencia única e intensa con un grupo de compañeros que pusieron su granito de arena a la experiencia.

Luego me atreví a probar frente a la cámara con un proyecto audiovisual muy especial de la mano de la productora Número 52. Creado por Diego Blanco, escritor de Un Viaje Inesperado, y dirigida por Ricardo del Pozo este proyecto verá la luz muy pronto, pero no puedo decir mucho más por ahora.

Seguidamente y sin frenar, porque en este mundo lo divertido es no parar, me metí a hacer otro proyecto con Jana Producciones: FINDING NEVERLAND. Creo que todos mis compañeros estarán de acuerdo si afirmo que ninguno volvió a casa igual después de este musical. Un musical que se resume en tres palabras: jugar, creer y corazón. En esta ocasión me tocó ganar años haciendo de Madamme Du Marier, la abuela, pero una abuela con alma de niña al final. No quiero destripar nada, pero solo diré que si alguien tiene la oportunidad de verlo que lo haga.

Y entre ensayo y ensayo de Finding Neverland también se colaban ensayos de lo que sería otra gran experiencia: cantar y bailar como coros con NACHO CANO y su banda en el FESTIVAL SONORAMA RIBERA de este año 2019. Lo resumiría en un Wow! porque a día de hoy sigo alucinando. Yo pasé toda mi época de instituto escuchando Mecano y años después me subo a un escenario para cantar frente a miles y miles de personas todos esas canciones que canturreaba siempre de camino a clase ¿Cuánta gente puede decir eso? También tuve la suerte de poder conocer un poco más de cerca a los artistas que hicieron las colaboraciones para cantar esos temas: Shuarma, Zahara, Mikel Izal, Gabriel (Shinova), Santi Balmes (Love of lesbian), Alberto (Miss Caffeina), Javiera Mena, Rulo (Rulo y la contrabanda), Maryan Frutos, Rafa (La Unión) y Rocio Saiz subieron a ese escenario a disfrutar con nosotros de ese momento. Sin duda Nacho Cano ha vuelto a hacer historia; ha sido una suerte conocerle y disfrutar con él su vuelta a los escenarios después de tantos años.

Y por ahora hasta ahí puedo leer porque el resto está por escribir y actuar. Me alegra haber descubierto mi vocación de actriz; y aunque tiene sus épocas malas, como todo en esta vida, puedo decir con orgullo que me encanta mi trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.