La ardiente Ana Mari, Inma Cuesta, y todas las mujeres

Tiene mirada de las que paran el tiempo, belleza arrebatadora y personalidad arrolladora. Requisitos acordes al premio Feroz que se llevó este pasado sábado a mejor actriz protagonista por su papel de Ana Mari en ‘Arde Madrid’.

Si se repasa su filmografía, resalta la versatilidad de todas las interpretaciones como una de sus grandes cualidades. Es indiferente verla encarnando a personajes cómicos como Ruth en ‘3 bodas de más’ que como ‘La novia’ en la más tremenda sacudida y pellizco al alma jamás visto pasando por Margarita, la enamorada silenciosa de su cuñado en ‘Águila roja’. Sus cualidades interpretativas son tan camaleónicas que navegan por todas las tonalidades posibles para llegar al espectador sin pedir permiso. Como una brisa mañanera, como el invierno venciendo el paso al otoño… como la vida misma.

Y es que Inma Cuesta lo hace todo bien. Parece sencillo pero no lo es. Para quien no lo sepa o no lo haya podido disfrutar ya ha dejado muestras de su buen hacer como cantante por ejemplo en la recientemente citada ‘La novia’ y la escena hipnótica de ‘La tarara’ así como en ‘Todos lo saben’ o años atrás en el musical de Mecano ‘Hoy no me puedo levantar’. Y en la fiesta de ‘Arde Madrid’ también bocas abiertas con sus bailes junto a Paco León, director y partenaire en dicha ficción.

Es indiferente que lo haga sobre las tablas de un teatro, en la pequeña o gran pantalla. Si pensábamos que lo habíamos visto todo tuvo que llegar su Ana Mari para calentar el final de 2018 cuál verano sofocante, cuál sorpresa a contrapaso y esa provocación e inconformismo en aquellos años 50 que tanto revuelo ha causado. Un personaje que hace de sus carencias un humor resultón y resaltón que rompe los tabúes y prejuicios que se pudieran tener y que ferozmente rompe las rejas de su libertad y se deja llevar para vivir porque eso es al fin la cuestión.

La actriz recogió su galardón (tiene otro Premio Feroz como mejor actriz protagonista por ‘La novia’ en 2016) y lo dedicó a todas las mujeres: “Se lo quiero dedicar a las abuelas, a las tías, a la solterona, a la que se les pasó el arroz, madres de familia, madres solteras para que nunca nadie más nos diga lo que podemos o no hacer”. Te equivocaste Inma, hay que darte las gracias a ti por interpretarme en algún momento a mí, a mi amiga, a la de al lado, a mi madre… en definitiva a todas nosotras, porque ¿quién no se ha sentido identificada con alguno de tus trabajos? Por tu búsqueda incansable para llegar a la excelencia, por ser tan benditamente camaleónica. Ferozmente gracias.

 Escrito por: Sonia Arnau (@sonyeta)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.