ENTREVISTA EXCLUSIVA A ALEJANDRA CASTELLÓ: “Javier Cárdenas fue quién me dio la mano, el que me descubrió y apostó por mi”

Con un sí rotundo desde el primer momento en que se le propuso esta entrevista que acabó siendo una distendida charla. Tanto, que comenzó de día y acabó de noche. Y es que ella habla con tanto entusiasmo y vitalidad que el tiempo es incapaz de seguirle el ritmo. Así es Alejandra Castelló: clara y transparente como el agua que bebe durante la conversación.

Cuando uno entra en tu web lo primero que llama la atención es la frase: “Soy la princesa macarra que escuchas en la radio o ves en la televisión” ¿Por qué esa definición?

Pese a que voy madurando, me seguiría definiendo así. Soy una princesa para muchas cosas pero macarra para otras, así soy yo y ese contraste me gusta.

– ¿Cuando supiste que querías dedicarte al mundo del ‘artisteo’?

De adolescente ya me apunté al teatro porque me llamaba la atención. Siempre me ha gustado el tema de la tele, seguía series, miraba las audiencias los making-offs… En casa me dijeron que podía hacer lo que quisiera siempre que tuviese estudios por si no salía bien. Así que estudié teatro de manera profesional, iba a castings y lo compaginé con producción audiovisual, cosa que me ha servido para entender mejor el trabajo de los compañeros, saber en todo momento qué y por qué hacen las cosas de tal manera. Conocer lo que te rodea te enriquece y te hace mejor profesional. Pero yo es que soy feliz delante de un micro o una cámara.

– Fuiste haciendo tus ‘pinitos’ en el mundo audiovisual pero el ‘boom’ llegó al trabajar con Javier Cárdenas.

Eso fue curioso. Yo hacía castings y me llamaron para uno de radio. Era un casting de bromas. Lo probé una semana y me di cuenta que no quería hacer eso porque no me gustaba. Le dije al equipo que no era lo mío porque no disfrutaba haciendo ese trabajo. Me volvieron a llamar y Javier me preguntó de qué haría una sección y le dije que de redes sociales que en aquella época comenzaba el auge. Hice la sección en antena y les gustó. Poco a poco fui apareciendo más, luego me convertí en segunda presentadora y luego trabajando con él en televisión. Javier fue quién me dio la mano, el que me descubrió y confió en mí.

– ¿Qué has aprendido de él?

Su rapidez mental, su capacidad de improvisar… me ha aportado y ayudado muchísimo en todos los aspectos de mi vida.

– Como has dicho, luego trabajaste en su programa ‘Hora punta’ de TVE. ¿Por qué acabó y qué te llevas de esa experiencia?

Acabó por el cambio político. Pero fue una experiencia muy bonita. Dos años en prime-time diario que nos dieron grandes alegrías. Fue increíble y me quedó un muy buen sabor de boca. Además, fue mi primer gran proyecto.

– Uno de los grandes momentos fue tu beso con Carolina Cerezuela. ¿Cómo lo recuerdas?

En ese momento me hice muy pequeña. Antes del programa cuando supe que estaba en maquillaje, fui para allí con el cepillo de los dientes haciéndome la tonta para saludarla. Como amor platónico era más Patricia Vico y la relación que tuvieron las dos en ‘Hospital central’. La escena del beso solo la he visto dos veces, porque me da vergüenza. Ella no sabía que Javier iba a pedirle el beso y fue muy amable jugando ese momentazo, para mi el número uno. Pero luego me rallé porque me vi muy fea (se ríe).

– ¿Qué te llevas de ese momento?

Puede parecer una tontería, pero uno de los regalos que me ha dado la profesión es que gente a la que yo admiro como Ana Milán o que he puesto en un pedestal como Patricia Vico me sigan en redes sociales y podamos comentar cosas. Eso para mí es la magia de la vida.

“Soy lesbiana y lo más bonito que me llevo de mi profesión es que alguien me escriba para decirme que es como yo”

– También estuviste en el debate de ‘Gran Hermano 15’ y ‘Cazamariposas’. ¿Te gustaría ser colaboradora como por ejemplo Nagore?

Si es tipo Nagore, sí, porque me gusta como lo hace. Comenta muy bien los realities. Es seria cuando hay que serlo y divertida cuando toca. Además, ‘Gran Hermano’ como espectadora me alucina.

– ¿Y si te propusieran ser concursante?

Estoy en un momento de mi vida en el que ahora diría que no. Pero quién sabe si pasado un tiempo, estoy en otro momento y dijera que sí.

– ¿Cuáles son los proyectos que te quedan por cumplir?

Aparte de seguir en la radio con ‘Levántate y Cárdenas’, mi objetivo es poderlo compaginar con algún proyecto de televisión que pudiese salir y me gustase. Me han llegado propuestas pero de momento no hay nada firmado. Ojalá saliesen, yo estoy abierta a lo que pueda llegar. Pero también estoy saboreando el tener las tardes libres que hacía tiempo que no lo hacía y me permite dedicarme a las redes sociales y sentir la curiosidad del ¿qué pasará? o ¿y si me llaman de…?

– ¿Te gustaría participar en alguna serie?

Tengo mucho mono, me encantaría. Lo he hecho en casos puntuales pero ojalá saliese algo y se pudiese compaginar con la radio que ahora hay mucho producto nuevo, mucha oferta. Y si pudiese ser con Los Javis, que son dos genios, el ejemplo de talento y esfuerzo. Se les ha conocido mucho ahora, pero yo recuerdo haberles visto haciendo una obra en el hall de un teatro y eso es pasión, creer en tu producto. Luego consiguieron hacerlo en el escenario del teatro y fue el boom. Yo llevo tatuada ‘La llamada’ de la cuál tras verla salí llena, diciendo: ‘gracias por hacer esto, joder!. Y con Eduardo Casanova también me gustaría trabajar porque es otro genio.

– ¿Qué te queda por conseguir a nivel profesional?

Todo!! Pero me gustaría hacer un programa infantil tipo Megatrix o Disney Chanel los cuáles yo era muy feliz viéndolos y eso ya no se hace ahora, el interactuar con los niños. Me quitaría una espina si hiciera algo a nivel de ficción. Y si fuese un proyecto que me encantase, mejor. Eso sí, me conformo siendo feliz con lo que hago: concurso, programa de investigación… no me cierro a nada. La clave es ser feliz y divertirme con lo que hago y tengo la suerte de hacerlo desde hace siete años.

– Al verte transmites la sensación de aire fresco:

Me lo han dicho muchas veces. Me considero una persona con mucha personalidad. En aquel momento el canon que había de la mujer en televisión era de vestido y tacones y yo aparecí con tejanos rotos, tatuajes, pelo corto, que quieras o no, a primera vista llama la atención. Lo que no voy a dejar nunca es de ser como soy, porque no sería yo. No me voy a dejar el pelo largo, ni a quitarme ningún tatuaje, ni a decir que no soy lesbiana.

– ¿Eres una persona que dice siempre lo que piensa?

Sí, doy mi opinión de todos los temas que domino. Del resto, me callo porque no tengo la suficiente información para debatir. Pero creo que con educación, todo se puede decir.

– Si miro tu instagram a nivel general, lo definiría como: color, vitalidad, felicidad… y que desprende verdad.

Sí, yo publico cuando estoy a gusto. Me considero feliz y me tomo la vida muy positivamente y con energía y el color es una muestra de ello.

– En ocasiones promocionas algunas marcas o productos. ¿Qué han de tener para que colabores con ellas?

Puedes promocionar cada día una cosa pero no concibo vender una cosa en la que no creo. Con las marcas con las que trabajo o promociono me han de gustar y que las use de verdad. Instagram es un escaparate, como una tienda y en mi caso siempre intento estar súper feliz, porque intento ser súper positiva. Tengo momentos de bajón como todos, pero incluso en ello, intento quedarme con lo bueno. Y ello se muestra en las redes.

– ¿Como es tu día a día?:

Me levanto muy temprano, no desayuno porque me pongo despertador súper justo y no pierdo el tiempo en prepararlo. Hacemos el programa de radio hasta las 10 y luego preparamos el programa del día siguiente hasta las 13 horas aproximadamente, depende del día. Luego las tardes las uso para seguir trabajando, dedicarme a mis redes sociales o quedar con gente. Y los viernes cojo un tren para ir a donde está mi chica de gira hasta el domingo por la noche o lunes.

“Mi objetivo es poder compaginar la radio con algún proyecto de televisión que pudiese salir y me gustase. Me han llegado propuestas pero de momento no hay nada firmado”

– Un plan perfecto:

Con mi chica, levantarnos tarde, pedir comida a domicilio tipo pollo a l’ast, ver una peli mala, salir a pasear o ver tiendas y luego cenar en una terraza un Frankfurt con patatas fritas y acabar viendo una película. Valoro este tipo de planes porque tenemos una vida que no nos lo permite hacer nunca.

– Un lugar al que irías mil veces:

Mmm… irme de crucero. Estar en el barco te aísla, solo puedes disfrutar. Todo el mundo debería ver un atardecer o amanecer desde allí. Solo has de pensar en disfrutar viendo los lugares y despreocuparte de qué y donde cenar, comer porque ya lo haces en el barco… También me gusta Alquézar, un pueblo con encanto de Huesca considerado uno de los más bonitos de España, famoso por ir la gente a hacer barranquismo y donde se come de maravilla.

– La colección se llama ‘Cool by Alejandra Castelló’. Qué es para ti ser cool?

Para mi es ser guay. Aunque eso es muchas cosas. Puede haber programas o gente cool. Ese adjetivo lo relaciono con tener ‘rollo’, aunque eso es relativo según la persona y para mi puede ser alguien que para ti no o al revés.

– Una canción que defina tu vida…

No soy de una canción, soy de muchas. Pero ‘She’ de Elvis Costello es muy bonita, ‘Magia’ de Rosana o ‘La belleza’ de Rozalén. Relaciono canciones con momentos, como ‘Happy ending’ de Mika, que me encantaba cuando veía ‘Fama’. Y mi chica y yo cuando suena ‘Caramelo’ de Pablo Alborán movemos el hombro a la vez.

– ¿Siempre has dicho abiertamente que eres lesbiana, te consideras un referente?

No me considero pero me han escrito muchas chicas jóvenes y padres y eso es lo más bonito que me llevo de mi profesión. Cuando me planteaba mi sexualidad, no encontré referentes, el único era un personaje televisivo (Maca) y en ese momento te encuentras muy sola. En mi casa lo respetaron y solo querían que fuese feliz. Pero el vacío en el mundo referente existía.

Me considero muy femenina y pensé si no habían lesbianas femeninas que rompieran el prototipo que se tenía de mujeres camioneras. Y pensaba: ¿nadie es como yo? Lloraba en mis clases de teatro porque me sentía sola.

Que alguien encuentre en mi esa libertad de decir, con mi novia con total normalidad, es el trabajo más importante que puedo hacer. Decir que esto existe, que serás feliz, lo juro. Que hayan niñas que digan: Mamá, yo soy como Alejandra-, con eso ya puedo decir que mi trabajo está hecho. Quiero seguir haciendo cosas, pero poder dar a alguien lo que a mí me faltó, esos referentes.

“Me encantaría hacer ficción. Adoro a ‘Los Javis’ y a Eduardo Casanova”

– ¿Crees más en las casualidades o causalidades?

Me han pasado cosas que me hacen pensar que no podían ser casualidad. Pero quiero sorprenderme cada día y pensar que nada está escrito, porque quiero cambiar las cosas. Por ejemplo el primer beso con mi chica es muy difícil que pasara. Ella estaba de gira en Zaragoza y no habíamos tenido citas pero sí tonteo. Me dijo que estaba volviendo en tren a Barcelona y que hablaríamos porque se quedaba sin batería. Yo salí de mi casa y me fui a la radio cogiendo el bus. Bajé después a coger el metro y lo perdí y entonces caminé por el andén hasta donde para el primer vagón para coger el siguiente. Al mismo tiempo, ella ya había llegado, hizo el recorrido por Sants Estació y para coger el metro y lo hizo en el primer vagón. Cuando yo fui a entrar me la encontré de golpe. Lo primero que pensé es que me seguía (risas). Para encontrarnos tenían que pasar muchas cosas y ocurrieron. Durante el trayecto hablamos un poco, le di el primer beso y me bajé corriendo en mi parada sin mirar atrás. Son muchas
casualidades.

– Una virtud, un defecto:

Como virtud diría que soy muy cariñosa y detallista, doy mucha vida al agente de mi alrededor. Pero soy muy impaciente para bien y para mal. Por un lado es bueno porque me hace trabajar mucho, sin parar, pero luego hay cosas que no pueden ser ya y eso me impacienta. Quiero pocas cosas en mi vida, pero cuando las quiero, las quiero ya.

– Un secreto confesable:

Tengo muy pocos secretos, lo cuento todo. Pero no puedo llevar las uñas cortas, soy incapaz, me molesta el tacto. Es un drama cuando se me rompe una uña.

Con sus principios por bandera infranqueables ante cualquier oferta de trabajo, sin apenas secretos por contar. De cara pero sin dobleces, natural y con frescura, no fue una casualidad que Javier Cárdenas viera algo innato en ella. Y es que Alejandra Castelló pinta la vida para bebérsela a sorbos de colores.

 Entrevista realizada por: Sonia Arnau (@sonyeta )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.