Joaquín Cortés, ¡qué pasada!

A veces, basta con mirar las botas de un hombre para saber su historia. La de Joaquín Cortés se escribe al compás de una farruca, y va desde un patio de Córdoba hasta las calles de Manhattan. En medio, el mundo entero.

Lleva en las venas el viaje; y por eso en su taconeo se desprende el aroma de una candela bajo las estrellas. Pero lo suyo es algo más: La precisión de un metrónomo, con la pasión desbocada de todo un pueblo ­el suyo­, derramándose en puñaladas sobre los escenarios. Rugen las guitarras, se oyen palmas que vienen de muy lejos y el hombre que baila en el centro hace temblar la tierra con su soledad. Qué extraña alquimia es el Arte, que nos hace ver el amor, la rabia, el deseo y la esperanza en un golpe de tacón.

Cortés baila. Pero el lenguaje siempre se queda corto. Quizás sea más justo decir que Cortés quiebra su cintura como un torero, cuando el toro de la vida le pasa rozando el costado y no hay más capote que el que crean las manos, dibujando fantasías en el aire de un teatro.

Gitano universal, new yorker con pies ligeros, cisne moscovita, seductor italiano, caballero español…hay tanto Cortés como kilómetros en sus botas. Pero siempre el Artista, expectante por salir de bambalinas y cabalgar sobre su magia con la furia de un jinete eléctrico.

Su baile es una tormenta donde ­curiosamente­, encontramos refugio. Que no paren nunca de latir esas botas; que sigan marcando el pulso de todos los que nos sentamos a verlo cada noche, en cualquier ciudad.

Nace en Córdoba en 1969 en el seno de una familia gitana. Muy pronto se traslada a vivir a Madrid, donde a los doce años comienza sus estudios en la danza. A los catorces años de edad es admitido como miembro del Ballet Nacional de España. Joaquín Cortés viajó con esta compañía por muchas ciudades del mundo, bailando en teatros importantes como el Metropolitan Opera House de Nueva York y el Palacio de Congresos del Kremlin de Moscú. A los dieciséis años asciende a la categoría de solista y durante los próximos tres años actuará como primer bailarín. Con esta compañía viajará por todo el mundo.

Ha sido catalogado por diversas listas internacionales especializadas como uno de los diez mejores bailarines del siglo XX.

Joaquín Cortés ha cambiado la historia del flamenco y la danza española, llevando su arte por todo el mundo y aportando a dicho patrimonio un estilo con sello propio. Siendo el artista un virtuoso del baile y llegando a ser reconocido hoy en día como el “gitano universal”.

Ha traspasado las fronteras, consiguiendo incluso el reconocimiento de la UNESCO por la cual en el 2009 nombró su legado artístico como: “Patrimonio Universal de la Humanidad” (años antes incluso de que este nombramiento se le fuese otorgado al propio arte flamenco).

Actualmente sigue en su lucha por llevar la cultura a través de la música y la danza a todos los rincones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.