José Sacristán se disfraza de millonario manipulador en ‘Muñeca de Porcelana’

¿Cuántos poderes gobiernan nuestro mundo? ¿Es el poder un ente inamovible? ¿El poder es el que corrompe a la persona o es la persona la que ya nace corrompida? Y, es más, ¿qué papel tienen los medios de comunicación frente a la autoridad? José Sacristán y Javier Godino intentan dar respuesta a estas y más preguntas en ‘Muñeca de Porcelana’, la obra original (‘China Doll’) de David Mamet estrenada en diciembre de 2015 en Broadway; la cual ahora da el salto a nivel nacional en nuestro país. Desde el 4 al 15 de octubre, Valencia puede ser testigo de cómo la élite maneja sin dificultades los hilos de la sociedad.

La adaptación española no podía contar con mejores figuras protagonistas. Sacristán, mediante su perfecto don de la palabra, expone los argumentos de todo poderoso manipulador a la hora de tomar una decisión. Un monólogo de 75 minutos y sin pausas que solo se ve interrumpido por las impecables aportaciones de Godino. Dos actores que dan la talla ante una trama más que complicada: la corrupción del poder.

La obra –con tintes angloamericanos– gira entorno a un millonario (José Sacristán) prometido con una joven a la que decide comprarle un avión privado. Los negocios de su día a día se ven alterados por un cúmulo de llamadas telefónicas que cambian por completo su destino. Mientras tanto, su también joven ayudante (Javier Godino) tendrá que lidiar con las desdichas del poderoso, que se verá sin escapatoria y tendrá que tomar una decisión final.

Ficha artístico-técnica:

  • Autoría: David Mamet
  • Dirección: Juan Carlos Rubio
  • Intérpretes: José Sacristán y Javier Godino
  • Traducción: Bernabé Rico
  • Adaptación: Bernabé Rico
  • Escenografía: Curt Allen Wilmer
  • Vestuario: Guadalupe Valero
  • Música: Mariano J. García
  • Iluminación: José Manuel Guerra
  • Sonido: Marino J. García
  • Duración: 1 hora 30 min. aprox.

Como bien matizaba Sacristán durante la rueda de prensa del pasado 4 de octubre: “Estos sujetos que están ahí (en el poder) no han venido en naves espaciales, sino que surgen de una sociedad que vota, a su manera”. Y ahí reside el objetivo de la obra, hacer reflexionar al espectador sobre qué y por qué votamos. Si el público sale del teatro debatiendo con el compañero de al lado, el éxito será tildado de rotundo. Lo contrario no se cuenta porque directamente es improbable que suceda. ‘Muñeca de Porcelana’ tiene todas las opciones de triunfo bajo el brazo. Resultaría extraño que una obra así de real y afanosa no quedase grabada –para bien y para mal– en las mentes de los espectadores.

Y en cuanto a la psicopatía del personaje protagonista, Sacristán afirma que “como son todos ellos”. Los que están en el poder, en la cima, se ven perturbados por las alturas. Una sensación adrenalínica que impide retornar al pueblo bajo, a los orígenes. Al fin y al cabo, se trata de “un desplazamiento de la razón, que se ve sustituida por unos determinados principios”, expresa Sacristán.

Por su parte, Javier Godino se define como la auténtica “muñeca de porcelana” de la función. Podríamos puntualizarlo como ese ser creado por y para el poder. Supeditado a los mandatos de su jefe, el personaje de Godino será nuestros propios ojos. Un vehículo que David Mamet creó para que el espectador pudiera llegar a sentirse identificado. Y sin duda alguna, lo ha conseguido.

 Escrito por: Iris Montoya

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.