DMax estrena hoy la nueva temporada de ‘Wild Frank’

¿Dónde nació Tarzán de los monos? ¿Qué fue de los bisontes que aparecían en los westerns de la época dorada de Hollywood? ¿Por qué nos atrae California además de por su alta densidad de celebrities y multimillonarios? Esta temporada, Wild Frank salta el charco para descubrir el origen del icónico personaje de ficción, averiguar qué ocurre con los animales utilizados en las películas de Hollywood y emprender un increíble viaje por el estado más poblado de EE.UU, donde conocerá la fauna y la gente más diversa. Este domingo 7 de mayo, a las 21.30 horas, DMax estrena la nueva temporada de Wild Frank: en California, un trepidante “road trip” que arranca en Hollywood y que llevará a Frank a recorrer el estado más famoso de los Estados Unidos para vivir una aventura de película.

En el célebre paseo de la fama de Hollywood podemos recorrer la historia del cine y la televisión paseando por las 2.400 estrellas con nombre de “celebrity” que lo adornan. Intérpretes, directores, guionistas, músicos… pero también animales famosos como la perrita Lassie o el perro Rin-tin-tin y Uggie, el can que aparece en la película The Artist. Y es que, desde el estreno en 1918 de la primera película sobre las aventuras de Tarzán de los monos, el personaje literario creado por Edgar Rice Burroughs, los animales han tenido una presencia constante en muchos de los grandes títulos rodados en la meca del cine ¿Quién no recuerda al caballo de John Wayne o la mona Cheeta que acompañaba siempre a Tarzán? Sin embargo, poco sabemos de qué ocurre con los animales de la gran pantalla una vez que se apagan los focos.

Este domingo 7 de mayo, a partir de las 21.30 horas, Frank se lanza a una nueva aventura en DMax en la que viajará al salvaje oeste americano para conocer el origen del mítico Tarzán y el futuro que les espera a los animales que Hollywood usa en sus películas, además de mostrarnos los diversos y sorprendentes ecosistemas de California, el estado más poblado de los EE.UU.

Producida por Molinos de Papel en colaboración con DMax, Wild Frank: en California es la nueva temporada de la exitosa serie de DMax en la que el famoso herpetólogo cruza el océano Atlántico siguiendo la leyenda de un mito moderno que ha contagiado a muchos su amor por la naturaleza salvaje. “Cuando era pequeño, la historia de Tarzán hizo que me atrajesen mucho más los animales. Era una historia muy bonita que, para mí, era muy real” explica el propio Frank, que ha pasado casi dos meses en territorio estadounidense para rodar esta nueva temporada.

Tarzán, un viejo amigo:

Creada por el escritor Edgar Rice Burroughs, Tarzán es la historia de un niño escocés quién, tras morir sus padres en un motín en una expedición por África, es adoptado por una manada de simios de la jungla. Y, a pesar de tomar contacto con el mundo civilizado en su edad adulta, Tarzán elige quedarse en la jungla, su hogar. Comparaciones aparte, no es raro que el motivo que ha llevado a Frank hasta California sea seguir los pasos de quien él denomina como>un “viejo amigo”. Y es que este mítico personaje “representa para muchos la ilusión, la fantasía del crecer con el amor a la naturaleza y a los animales. Es algo que muchos no quieren perder, en mi caso yo no quiero perder eso. Yo siempre he querido vivir un poquito como Tarzán”, confiesa Frank.

A lo largo de casi un siglo, estrellas del celuloide como Johnny Weissmüller, Lex Barker, Christopher Lambert y más recientemente, Alexander Skarsgard, han encarnado al mítico personaje que, en realidad, tiene su origen en la ciudad de Los Ángeles (California), hogar del autor. Allí se ubica el exclusivo barrio de Tarzana, un antiguo rancho fundado por el escritor y habitado en la actualidad por vecinos ilustres como Michael J. Fox y Eva Longoria. Allí también viven los descendientes de Burroughs, a los que Frank visitará para conocer cómo y dónde nació la leyenda del hombre mono y donde tendrá la oportunidad de cumplir el sueño de un mitómano al estar rodeado de objetos originales de las películas de Tarzan y sostener el auténtico cuchillo utilizado en la primera cinta sonorizada sobre el icónico personaje.

En los alrededores de Tarzana se encuentran los platós naturales en los que se rodaron muchas de las películas sobre el rey de la jungla, pero también innumerables filmes ambientados en la selva. Ecosistemas creados por el hombre para generar una ilusión pero que son escenarios reales. Tanto como las criaturas que los habitan. Es el caso de Santa Catalina, una pequeña isla frente a la costa de Los Ángeles, a la que los estudios de la Paramount llevaron a una manada de bisontes para hacer de “extras” durante el rodaje de una película en 1924 y que se quedaron a vivir allí para siempre. En esta isla, y rodeado de bisontes, símbolo del cine “western” y de la fauna autóctona de Norteamérica, Frank comienza su nueva aventura americana. Un viaje de 5000 kilómetros a lo largo y ancho de California en el que acompañaremos a Frank desde la ciudad de Los Ángeles a San Francisco, de los majestuosos bosques de secuoyas al parque nacional de Yosemite, recorriendo la costa serpenteante del Big Sur californiano y el desierto de Mojave, famoso por su especie vegetal más retratada, el Joshua tree, entre otros lugares.

Guía de california para aventureros:

En California, Frank conducirá por Hollywood Boulevard un clásico de la década de los 60: un Plymouth; recorrerá un tramo de la Ruta 66 en bicicleta; navegará junto a las ballenas y vivirá momentos de máxima tensión por defender a los animales. A lo largo de esta travesía por el estado al que todos acuden para cumplir el “sueño americano”, Frank también tratará de averiguar qué ocurre con los animales de Hollywood cuando los focos se apagan. Así, el herpetólogo visitará los centros de entrenamiento de animales para películas y anuncios publicitarios, que son la triste trastienda de la industria del espectáculo. Además, Frank llegará a un santuario para animales que han trabajado en la industria del cine para mostrar cómo terminan sus días. Y es que, en muchos casos, cuando especies como osos, elefantes y tigres dejan de ser aptos para la maquinaria de Hollywood, no están preparados para volver a ser libres después de tantos años de encierro.

Con cerca de 40 millones de habitantes, casi la población total de España, California es el estado más poblado de los EE.UU. En sus más de 400.000 km cuadrados de extensión encontramos muy distintos ecosistemas en los que Frank nos descubrirá una vida salvaje igual de amplia y diversa. Además de especies tan icónicas como el águila calva, símbolo nacional de EE.UU, y el oso, símbolo del estado de California, Frank se encontrará en su camino con coyotes, mofetas, lagartos, puercoespines, serpientes de cascabel, tortugas, mapaches… Y, por primera vez en Wild Frank, el herpetólogo interactuará con los mamíferos marinos que habitan las costas del área de San Francisco: focas, leones marinos y ballenas.

Estas y otras especies protagonizarán anécdotas sorprendentes, como cuando un puercoespín se pega un festín a su lado engullendo una mazorca de maíz, un mapache le roba un calcetín o un oso se acerca al campamento del equipo mientras este estaba grabando, llegando a rozar la tienda de Frank. Pero el herpetólogo se basta solo para regalarnos momentos divertidos recorriendo un tramo de la Ruta 66 en bicicleta, poniéndose un flotador y gafas de buceo para meterse al mar y utilizando la corteza de una gran secuoya como secadora de ropa improvisada.

En su “road trip” por el salvaje oeste, Frank también se encontrará con una fauna un poco distinta a lo que está acostumbrado. Y es que en el camino se topará con un grupo de moteros a los que propondrá un peligroso reto con una serpiente después de que estos se mofen de él; rangers que vigilan con mano de hierro los entornos naturales por la seguridad de los animales y del propio Frank, y hasta los míticos cowboys que no entienden por qué Frank no quiere montar un toro salvaje en un rodeo. Incluso, se vivirán momentos de gran tensión cuando el instinto protector de Frank se active para enfrentarse a unos cazadores que se dedican a abatir crías de jabalíes, sin darse cuenta de que estaba entrando en una propiedad privada. Una intromisión que está penada en EEUU y que legitima al dueño de la propiedad a defenderse de sus invasores, lo que le costará un susto a todo el equipo de Wild Frank.

Tras esta mala experiencia, Frank se dirige al norte del estado, a la ciudad de San Francisco, para comprobar en primera persona cómo el amor por los animales de un grupo voluntarios está logrando salvar la vida a muchas criaturas. Wild Frank mostrará la extraordinaria labor de un grupo de vecinos que compagina su trabajo diario con rescatar animales abandonados o lastimados. Los llevan a sus casas, los cuidan hasta que se recuperan y los vuelven a poner en libertad. Rescatan habitualmente mapaches, zarigüeyas, ardillas y tortugas. Son asociaciones de voluntarios sin ningún tipo de interés económico, que ayudan de forma totalmente altruista a estos animales, a los que cuidan en sus casas, y se ayudan entre sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s