Álex de la Iglesia: «El bar da la oportunidad al espectador de reírse de una situación donde la muerte es la protagonista»

Hay bares y bares. Luego está «el bar» de Álex de la Iglesia que es único, místico e irrisorio. Ubicado en pleno centro de Madrid, en el barrio de Malasaña, El Amparo acoge entre sus cuatro paredes a un grupo de personas la mar de dispar.

Como cada mañana, primero viene el café y después llegan las prisas. Al salir por la puerta, el cliente que rápido marcha recibe un disparo. En el interior del establecimiento solo se oyen gritos de auxilio. Alguien se decide y sale a socorrer a la víctima. De nuevo, otro disparo. Ya van dos y solo quedan seis personas. Están atrapados.

A caballo entre Valencia y Madrid, y tras siete semanas de rodaje, El bar es una mezcla de localizaciones que, como bien dice de la Iglesia, conforman un microcosmos. «El bar es un elemento donde todo confluye. En un bar estás sentado al lado de una persona que no conoces de nada […]. Puede ser un asesino en serie o también puede ser la mujer que va a cambiar tu vida. Todo depende de si te atreves o no te atreves», añade el director.

De ahí su apuesta, una vez más, por el hermetismo al igual que en La comunidad o Mi gran noche , que esta vez brilla más que nunca. Ese cine teatral del que tanto disfruta de la Iglesia, «amplifica los caracteres, provoca la sensación de mundo y hace que manejes la narrativa mucho mejor».

Con un elenco de actores acomodados a la filmografía del bilbaíno, El bar es un cruce entre la risa y el horror. Juntar a Blanca Suárez, Mario Casas, Secún de la Rosa, Jaime Ordóñez, Terele Pávez, Alejandro Awada y Joaquín Climent, solo puede tener un resultado: un film absorbente y repleto de giros. Durante poco más de hora y media, el espectador se sumerge en el asiento y se transporta a la barra del bar donde transcurren los hechos. Amparo (Terele Pávez), la jefa, te sirve un café en pequeñas dosis. Al lado está Sátur (Secún de la Rosa), el camarero que te ayudará a cargar el teléfono móvil.

Unos metros más allá se encuentra Nacho (Mario Casas), el hípster que rompe con la etiqueta de chico valiente y deja paso a Elena (Blanca Suárez), atrevida y beligerante. En la puerta, Israel está recitando un pasaje de la Biblia. El resto de la «velada» depende de ti, tú eliges de qué bando estar. Pero una cosa queda clara: ante el miedo, todos queremos salvarnos los primeros. «Sin querer juzgar a nadie porque yo haría lo mismo, me da la sensación de que, si se hubieran puesto de acuerdo entre todos, habrían salido del bar mucho antes», matiza Álex de la Iglesia.

El carácter esperpéntico y naturalista que acoge gran parte de la filmografía del bilbaíno responde a ese «intrínseco espíritu español que hay desde el Siglo de Oro». Un espíritu que nutre la película en su conjunto y no deja a nadie indiferente. En palabras del propio de la Iglesia: «La película trata de eso, de dar la oportunidad al espectador de reírse de una situación donde la muerte es la protagonista». Y si del esperpento de El bar hubiera que hablar, Israel es la estrella. Jaime Ordóñez se sale de lo convencional y hace que su personaje adopte, a la vez que el público, un cúmulo de sentimientos capaces de virar toda una historia.

A la idea de si después de veinticinco años de carrera se siente una figura destacada, de la Iglesia expone que hace un esfuerzo importante para no volverse loco. «Para ello hay que tener el valor de salir fuera, relacionarse con las personas y no observarse externamente», reconoce. Al fin y al cabo, dirigir no es nada fácil. Hay que saber lidiar con un equipo, un guion, un presupuesto y un tiempo. «Dirigir es tener una idea y saber llevarla a la práctica con los medios que tienes», declara el bilbaíno. Y aunque el acabado final de El bar sea impecable, el rodaje no resultó tan sencillo.

El Amparo abrirá sus puertas el próximo viernes 24 de marzo. En su interior, una historia desternillante y un final ensordecedor te esperan. ¡Y cuidado! Pedir un café puede costarte la vida.

 Escrito por: Iris Montoya (@irius_MC)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s