Cuatro estrena hoy la nueva temporada de ‘En el punto de mira’

Desde todos los ángulos, desde todos los puntos de vista, con un equipo de reporteros capaces de llegar al fondo de la noticia y con un importante despliegue de recursos técnicos. Estas son las señas de identidad de En el punto de mira, el programa de reportajes de Cuatro cuya tercera temporada vuelve a la cadena hoy martes 21 de marzo, a partir de las 22:40h.

Como en las anteriores entregas, el espacio regresa avalado por el trabajo de investigación de un equipo de reporteros que analizan los temas que más interés suscitan en la sociedad. En la primera edición de En el punto de mira, Luis Troya y Marta Losada abordarán la guerra del taxi, un negocio cuya rentabilidad está en peligro por la entrada de nuevos operadores, mientras que Boro Barber registrará la actividad de algunos dentistas impostores, que, sin la titulación necesaria, ejercen de manera fraudulenta, a veces pese a haber sido denunciados.

Nuevos actores en el sector del taxi, ¿hay negocio para todos?:

Las grandes ciudades españolas están siendo testigo de la guerra abierta entre taxistas y las nuevas plataformas on line de vehículos con conductor. Las cámaras de En el punto de mira graban algunos de estos altercados en los que cada uno trata de defender un negocio que mueve muchos millones al año. La llegada de las nuevas plataformas en internet ha provocado la guerra en el sector. Aunque se mueven millones de euros, la llegada de esta nueva oferta hace que no haya negocio para todos. España es el país de Europa junto con Grecia con más taxis por habitante; más de 3 por cada 1.000 ciudadanos, datos que reflejan la dificultad de compartir el negocio con otros competidores.

Las cámaras del programa son testigos de las agresiones, enfrentamientos e intimidaciones que ocurren con frecuencia en este sector en las principales ciudades de nuestro país. Los taxistas de toda la vida se quejan de que estas nuevas empresas ejercen competencia desleal. Aseguran que las licencias, gracias a las cuales operan, son mucho más baratas que las que tuvieron que comprar ellos en su momento. La tensión ha llegado a tal punto que una asociación de taxistas llamada Grupo Élite patrulla las calles en busca de conductores de las empresas que consideran intrusas y que, según

denuncian, incumplen ciertas normas. Los llaman cucarachas por su característico color negro. Tienen prohibido usar los carriles bus-taxi, las paradas de taxi y captar por la ciudad clientes que no hayan contratado previamente el servicio a través de la aplicación. La guerra está servida cuando incumplen alguna de estas normas.

Los reporteros Luis Troya y Marta Losada salen a grabar e investigar que ocurre en ciudades como Barcelona, Madrid o Sevilla, donde presencian como en ocasiones es necesaria la presencia policial debido a enfrentamientos entre taxistas y conductores privados.

En el punto de mira alerta también sobre posibles irregularidades en la gestión de las carísimas licencias que los ayuntamientos conceden a los taxistas. Una licencia de taxi oficial puede llegar a costar 200.000 euros, son concesiones vitalicias. Cuando un taxista se jubila pueden ser heredadas por sus hijos, vendidas con el permiso del Ayuntamiento, o alquiladas a otros conductores por el propio titular. El subarriendo de esta licencia para que la explote una empresa está prohibido, pero los reporteros de En el punto de mira descubrirán que existe una presunta trama de empresas que con el pretexto de asesorar y apoyar al taxista jubilado realmente estarían explotando sus licencias. Incluso recogen ellos mismos la recaudación, algo fuera de la ley.

Dentistas impostores que ejercen de manera fraudulenta:

El Colegio de odontólogos de España asegura que cada año pone una media de 400 denuncias por intrusismo profesional, las cámaras de nuestro programa investigan que está ocurriendo en el sector. El programa mostrará imágenes grabadas por detectives privados en las que se ven clínicas dentales que no reúnen ningún tipo de garantía higiénica ni sanitaria. El reportero Boro Barber sale a la calle para destapar a estos falsos profesionales de la salud bucal. Los tratamientos dentales son caros y algunos pacientes intentan ahorrarse un dinero, así, buscando la mejor oferta, caen en manos de gente sin formación que puede poner en peligro su salud.

El espacio viaja hasta Cádiz, donde descubrirá distintos protésicos dentales que están ejerciendo como si fueran dentistas, pese a que un protésico no puede diagnosticar, prescribir tratamientos o atender a pacientes si no es con la autorización previa de un dentista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s