¿Cuáles han sido las parejas menos amorosas de las series de televisión?

parejas tv

Que viene, que viene… Se acerca, ya está aquí. Hoy es 14 de febrero y algunos celebrarán el famoso Día de los Enamorados. El amor… está en el aire y en las ondas catódicas. Ninguna serie puede resistirse al influyo de una buena historia romántica. O sí, porque existen dos caras: la soñadora y la que se da de bruces con una realidad que no siempre es tan bonita como quisiéramos. Os presentamos algunas de las menos amorosas de nuestra televisión. Odio, rencor, indiferencia… son algunos de sus ingredientes.

Al y Peggy:

En el top de los tops de las parejas que menos se soportan y que difícilmente pueden ponerse de acuerdo para hacer algo juntos están los Bundy, los divertidos protagonistas de ‘Matrimonio con hijos’. De hecho, una de las tramas recurrentes es la ácida relación que tienen estos dos, acostumbrados a dedicarse cualquier cosa menos buenas palabras.

Ragnar y Aslaug:

Incluso un poderoso rey vikingo se puede ver comprometido con una boda con la que no es feliz. Ragnar se va con sus amigotes de “parranda”. Conoce a una chica guapa, inteligente, misteriosa… una aventura de una noche que no esperaba que diera tales resultados: embarazo no deseado, plantificación de la novia en el poblado del chico y una Lagertha que decide quitarse de en medio.

Sansa y Tyrion:

Bueno, siendo sinceros, lo raro es encontrar en ‘Juego de Tronos’ un matrimonio que se quiera o, al menos, que se lleve bien. Las relaciones de la serie se establecen como fruto de alianzas y pactos en los que los cónyuges tienen que apechugar con las parejas que les toque. Una de las más desdichadas es la que forman Sansa y Tyrion, lobos y leones, hielo y oro, unidos por el bien del Estado y para regocijo de los más crueles.

Laura y Steve:

Cuánto nos cuestan de criar algunas parejas. Que Steve se enamore de su pluscuamperfecta vecina es algo natural. Ahora, que Laura se fije en el autor de la mítica frase “He sido yo”, ya es harina de otro costal. Muchos capítulos, muchas locuras, un robot, un alter ego llamado Stefan y sobre todo, eso tan bonito de “la belleza está en el interior” obraron el milagro.

Walter y Skyler:

Existen parejas que se quieren mucho, pero cuyas circunstancias les impiden estar juntos. Para Skyler, Walter no era el hombre más viril y decidido del mundo, incluso se aprovechaba de su timidez. Conocer a Heisenberg elevó su interés, pero también su miedo, algo que acabó por destruir por siempre jamás a este matrimonio.

Leonard y Penny:

Leonard ha estado enamorado de Penny desde el minuto uno en que la vio aparecer. Penny… digamos que a ella le ha costado un poquito más. Y aunque ahora están ambos felizmente casados y parece que este nerd puede presumir de haberse quedado con la chica guapa del instituto, las dudas de ella siempre nos han traído intensas tramas a ‘The Big Bang Theory’.

Victoria y Gonzalo:

En esta colección de parejas que se quieren más bien poco no podíamos dejar de lado nuestra ficción nacional, para la que hemos elegido un buen exponente como el que pudimos ver en ‘La Señora’. El personaje de Victoria se veía obligado a casarse con el hombre que más odiaba: el marqués. Eso sí, a nosotros, Roberto Enríquez no nos podía gustar más. Uno de esos malos que saben enamorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .