Lydia Bosch, una carrera meteórica

lydia-bosch

Es una de las actrices españolas más conocidas. Pero la Lydia Bosch que hoy conocemos no es la misma que conocimos en el año 1984. Entonces (el tiempo pasa para todos, incluso para las celebrities) era una jovencita con ganas de comerse el mundo y hacerse un hueco en el difícil mundo de la televisión

Por ello, su paso por el programa Un, dos, tres como azafata, hizo que pronto enamorara a la cámara y, con ello, sedujera a buena parte del país. Algo que le valió para demostrar que no se equivocaba cuando le dijo a su madre eso de mamá, quiero ser artista, comenzando a encadenar proyectos de lo más interesantes.

Así llegaron series como Lleno, por favor o Médico de FamiliaProgramas como Sábado noche o El gran juego de la ocaTodos ellos con gran éxito que le hicieron estar consideradas como una de las chicas de los 90 con más futuro por delante.

Incluso llegó a estar nominada a un premio Goya como mejor actriz en el año 2000 (su papel en You’re the one (una historia de entonces) hizo que su carrera en el cine despuntara).

Es muy optimista y le gusta pasar el tiempo libre con sus hijos. Un vez dijo: .- “Siento debilidad por los niños, mis padres tuvieron solo dos hijas y yo siempre eché de menos no haber tenido más “jauría” en casa. Más adelante cuando tenga mayor estabilidad, me gustaría tener dos hijos más y si después disfruto de una posición económica y desahogada no me importaría tener otros dos, cinco hijos es un buena cifra”. Cosa que ya se le ha hecho realidad.

Cuando tiene tiempo libre aprovecha para ir a casa de sus padres y de su hermana Leonor, que viven en Barcelona. Su padre tenía una librería y su madre era enfermera.

Se considera una persona hogareña, dice que no sabe de cocina y que le gustaría aprender cocina, inglés y pintura.

Escribió un diario hasta los 24 años.

Una de sus pasiones es la fotografía.

Confiesa que una de sus manías es que siempre empieza a calzarse por el pie derecho.

Asegura que un hombre la seduce con flores, y sobre todo haciéndole reír.

La música que más le gusta es, por la mañana clásica y por las tardes actual como: James Taylor, Michael Bolton, Nat King Cole…

Su canción favorita es Nadie como tú, de Presuntos Implicados y Pancho Céspedes.

Su libro favorito es “Martes con mi viejo profesor”, de Mitch Albom.

No le gustan las entrevistas ni las apariciones en público porque no le gusta hablar de ella misma. Dice que puedes caer en la modestia o en la pedantería. Es como un continuo examen. Además, no puedes evitar la sensación de que están invadiendo tu vida cuando no quieres que lo hagan.

Es exigente, ambiciosa, impaciente y algo desordenada. Cuando no está trabajando se vuelve una persona tímida. Es coqueta y seductora y no perdonaría una infidelidad.

Prefiere la televisión porque puede compaginarla con su vida privada. “El cine te obliga a alejarte más. Pero lo mejor es el teatro porque ahí sientes el contacto con el público”.

Anuncios

2 comentarios sobre “Lydia Bosch, una carrera meteórica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.