ENTREVISTA A JAQUI CAPDEVILA (‘Quiero ser monja’): “’Quiero ser monja’ no tiene guión, de ser así no hubiera vivido realmente la experiencia”

jaqui quiero ser monja

Hoy entrevistamos en exclusiva a… ¡Jaqui Capdevila (‘Quiero ser monja’)!

Hola Jaqui, durante la emisión del programa se ha cuestionado mucho el que todo estuviera guionizado, que no hubiese una vocación real por parte de las participantes. ¿Cuánto de verdadero tenía el ‘Quiero ser monja?

Nosotras, las participantes, no hemos tenido en ningún momento guión alguno, es más, de ser así no hubiésemos podido vivir realmente la experiencia. Claro está que somos perfiles de chicas distintos, con situaciones diferentes y cada una ha vivido ésta experiencia a su manera. Todas hemos sentido una llamada espiritual, somos cristianas y partimos de la misma base. En esta experiencia se resuelve la inquietud de si realmente sentimos vivir como las religiosas o no.

Que todas no nos hayamos hecho monjas no significa que el programa no sea real, todo lo contrario, hemos dado nuestro propio testimonio para poder transmitir a los demás todo lo que hemos ido sintiendo. Ser monja no es algo que te plantees, eso sería algo racional, se trata de sentir una llamada muy especial que te lleve a ese estilo de vida. Y, que no la hayas sentido a día de hoy no significa que no la puedas sentir mañana.

Toda la experiencia vivida ha sido real, nos hemos reído, emocionado, hemos debatido muchos temas e situaciones, hemos compartido todo lo que nos ha hecho ser quienes somos a día de hoy. Nunca dejaría que pusieran en mi boca palabras en las que no crea o sienta, y menos con un tema tan crucial e íntimo como éste.

La vida religiosa por parte de las monjas es bastante discreta y silenciosa, lo que pudo acarrear determinados problemas a la hora de irrumpir en los conventos con todo el equipo. ¿Se os planteó alguna dificultad en este sentido?

No hubo problemas ni trabas a la hora de grabar con todo el equipo ya que fueron muy profesionales y sobretodo muy respetuosos con lo que se estaba tratando. Cuidaron mucho los horarios que tenían las religiosas, respetaron sus momentos de silencio y de oración, y hubo muy buena complicidad. Todo el equipo se involucró mucho en la experiencia e incluso algunos de ellos sintieron cosas que no habían sentido anteriormente. Se respiraba mucha paz y muy buena vibración. Hicieron que tanto las religiosas como nosotras nos sintiéramos cómodas y pudiéramos expresarnos de la mejor manera.

¿De dónde le nace a alguien como tú la vocación de querer ser monja?

Bien, como decía antes, el querer ser monja no te lo planteas, o lo sientes o no lo sientes. Desde siempre he sido creyente, cristiana ya que toda mi familia lo era pero a lo largo de los años y a medida que he ido creciendo y madurando me he dado cuenta que no vale decir que eres cristiano y luego no practicas eso en tu día a día. Me considero una persona muy espiritual y he ido evolucionando poco a poco. Dios es amor y quiere que nos movamos y hagamos las cosas con amor.

Es fácil decirlo pero hay que hacerlo, y eso ya es tener a Dios en tu interior. En momentos más críticos de mi vida empecé a darme cuenta de que cuanto más ayudaba, cuanto más daba de mí y cuanto peor lo pasaba, más me ayudaban, mejor me iban las cosas y mejor me sentía. Sentía paz, tenía una tranquilidad en mi interior de saber que todo lo que había hecho lo había hecho con todo mi amor, con todo mi esfuerzo y que había hecho todo lo que había podido.

Cuando sientes y descubres todo este universo que existe aunque no se vea, no tienes que pensar que tu lugar será estar dentro de un convento, no. Eso ya es estar otra vez racionalizando. Dios te pone allí donde te toca, puedes ser actor, pintor, cantante, modelo, cocinero, etc.

Lo importante es que allí donde estés proclames su palabra y eso es pon amor en tus acciones, sé compasivo y ayuda a aquél que se te cruce por delante. Quién sabe si algún día tienes la llamada de ser monja, hay que responder a lo que sintamos, pero nunca te plantees algo que todavía no has sentido, todo tiene su momento. Hay mucho que misionar en la calle y en nuestro entorno también.

Formar parte de un convento, sobre todo si es de clausura, implica muchas cosas: desconexión del mundo exterior, una vida entre paredes, sin tecnologías… ¿Eras consciente de dónde te estabas metiendo? ¿Hubieras podido soportarlo mucho tiempo más?

Clausura fue el lugar más radical y diferente en el que estuvimos. Cierto es que acostumbrarse a su ritmo y estilo de vida no es fácil. Al principio había muchas de sus costumbres, como estar todas las comidas en silencio o estar prohibida la entrada a la celda de otra compañera, que nos sorprendieron y tuvimos que poco a poco irnos acostumbrando. Sinceramente, sí, hay muchas cosas que no las radicalizaría tanto, pero la paz que hay y se siente allí dentro no se siente en ningún otro lugar. Por eso digo, hay que entender y comprender la llamada tan especial que han sentido las monjas de clausura, no hemos de cuestionarlo todo tanto. Y valoro mucho la valentía y el valor que han tenido ellas al responder a su llamada, porque peor sería tener miedo a dar el paso y evitar y esconder lo que estás sintiendo.

quiero ser monja

“El querer ser monja no te lo planteas, o lo sientes o no lo sientes”

Casualmente, tu hermana Janet también te acompañó durante el programa. ¿A quién se le ocurrió primero presentarse a Quiero ser monja? ¿Cómo se tomaron vuestros padres que las dos decidierais dar el paso?

De hecho ninguna de las 5 aspirantes nos presentamos a ’Quiero ser monja’ ya que no sabíamos de su existencia. No ha habido un casting público, la producción del programa ha ido directamente a lugares religiosos, como parroquias, a buscar un estilo de aspirante con esa inquietud religiosa. En mi caso, contactaron conmigo ya que sabían de mi forma de ser, ideologías y creencias y me propusieron vivir la experiencia y de ahí que conocieron también a mi hermana.

Si yo soy espiritual, mi madre es la versión duplicada de mí, la considero mi guía espiritual y es la que nos ha transmitido la mayoría de cosas, por lo que al darle la noticia se alegró y tanto ella como nosotras vimos que nos había llegado algo que inconscientemente deseábamos, compartir todo eso que llevamos interiormente con personas que te entienden y comprenden, y vivir una experiencia inolvidable. No sabría explicarte la reacción de mi madre al decirle que quiero ser monja porque no se ha dado. Nos hemos dado y entregado a vivir una experiencia que ha marcado un punto de inflexión en nuestras vidas.

¿Qué de positivo y qué de negativo te ha aportado el programa? ¿Repetirías la experiencia?

Todo lo que pueda decir acerca de esta experiencia y del programa es positivo. Doy gracias por haber sido una de las participantes del programa ya que de no ser así no hubiese conocido realmente la vida de las religiosas y no hubiese vivido ni sentido todo lo que descubrí. Después de grabar todos los capítulos y terminar la experiencia sentí realmente mucha pena, no quería que se terminara. Me llevo un gran y único recuerdo, y no hay ningún pensamiento negativo que me venga a la cabeza. Repetiría la experiencia sin duda alguna, fue increíble. Apoyo todos los programas en los que se pueda dar testimonio personal y se pueda ayudar a gente que lo necesite.

¿Es cierto que dos de tus compañeras durante el programa, Fernanda y Paloma, han decidido continuar con su vocación?

Sí, es cierto. Fer ha respondido a su llamada y, si no me equivoco, en Septiembre ya va a entrar en la comunidad de las misioneras del santísimo sacramento. Paloma quiere consagrarse a Dios, lo tenía muy claro desde el principio y así lo hará. Estoy feliz por ellas, porque están respondiendo a lo que están sintiendo y por supuesto que Dios está llamando.

‘Quiero ser monja’ es un programa que ha roto con los esquemas artísticos ya que también habéis tenido vuestro propio séquito de espectadores y, por consiguiente, de fans. ¿Te paran mucho por la calle? Si es así, ¿no se te hace raro que te pidan fotos y quieran hablar contigo por el simple hecho de que querías ser monja?

Sí, me han parado varias veces y me han escrito muchos mensajes. Muchos me paran para darme las gracias o felicitarme por haber dado mi testimonio, algunos se han sentido identificados o incluso han ganado seguridad al escucharnos. La respuesta del programa ha sido positiva. Seguramente algunos me paran porque les hace gracia verme por la calle y haberme visto en la tele, pero el hecho es que los que se paran a hablar conmigo no es por el título del programa sino por los valores transmitidos.

jaqui capdevila

“Me considero una persona muy espiritual y he ido evolucionando poco a poco”

¿Te has planteado entrar a la vida monjil una vez acabados tus estudios?

Como he ido diciendo, no te puedes plantear la vida religiosa como un proyecto de futuro, tienes que sentirlo. La espiritualidad y los valores es algo que se lleva dentro y allí donde vas tienes que ser fiel a ellos, eso es lo importante. Proclamar quién eres y qué llevas dentro de ti allí donde vayas.

Como ya hemos comentado, la vida de las mojas parece, desde fuera, muy tranquila. ¿Hay algo que te llamara especialmente la atención, y que los espectadores no sepan, sobre la forma de vivir en un convento?

Claro, yo también pensaba que era tranquila y sosegada, pero hacen muchísimas actividades. Cada comunidad es distinta, pero todas tienen sus labores, ya sea estar con niños, cuidarlos, educarlos, o bien ir a comedores sociales, hospitales, hacer labor social, misionar, etc.

Rezar y orar puede parecer simple, fácil y no estar valorado, pero puedo asegurar que es una de las funciones más importantes en el mundo, si no hubiese nadie rezando por la humanidad no quisiera saber cómo estaríamos. Las religiosas son personas normales, como todos, y tienen una misión muy importante en este mundo. No es cierto eso de que comen sopas, sólo rezan y son exigentes, para nada, es un falso mito. Son muy divertidas, muy humanas, comen absolutamente de todo, ríen, bailan, juegan y también se enfadan. Bueno, son increíbles.

iris casas Entrevista realizada por: Iris Montoya (@irius_MC)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s