59 años de televisión pública: aniversario de La 1

La 1

“Hoy, día 28 de octubre, domingo, día de Cristo Rey, a quien ha sido dado todo poder en los Cielos y en la Tierra, se inauguran los nuevos equipos y estudios de la Televisión Española”. Con estas palabras, el 28 de octubre de 1956, hoy hace 59 años, comenzaban las emisiones regulares de TVE. Muy pocos contaban entonces con un televisor para poder captar la señal de la nueva cadena estatal. Se estima que solo había alrededor de unos 600 en España, de los que eran dueños altos cargos del franquismo, que los habían obtenido mediante regalos de los Ministerios y las instituciones.

Mucho ha cambiado el panorama de la televisión pública española, y en particular de la primera cadena desde los tiempos en los que solo se captaba en un radio de 60 kilómetros alrededor de Madrid. La historia de La 1 es más larga que la de la democracia y han sido muchos los cambios que se han producido en la cadena insignia de la televisión pública española.

Un poco de historia:

Para hablar de la historia de TVE hay que remontarse a los años cincuenta. De hecho, ya a finales de los cuarenta, cuando solo existían emisiones regulares en Estados Unidos y Gran Bretaña, comenzaron las pruebas de señal en España, de las que se encargaban grandes empresas privadas de todo el mundo como la holandesa Phillips o la norteamericana RCA. Así, después de varios experimentos y emisiones puntuales en la década, en 1956 nació la primera cadena de televisión en España, el germen de lo que hoy se conoce como La 1 de TVE, y que entonces era simplemente Televisión Española.

Las emisiones seguían las directrices del régimen. La primera figura destacada en aparecer en esta cadena fue el ministro de Información y Turismo Arias Salgado, el propio día 28, para inaugurarla. A partir de ahí, la programación se fue ampliando, desde unos primeros años en los que estaba reducida a tres horas, desde las nueve hasta medianoche. A diferencia de otras televisiones públicas como la británica BBC, TVE decidió no cobrar un canon a los espectadores y financiarse en su lugar mediante la publicidad. Esta situación se mantuvo hasta 2010, cuando el gobierno socialista decidió eliminar los anuncios publicitarios de las cadenas públicas.

El principal problema al que TVE tuvo que hacer frente en su primera década de vida fue el escaso alcance. En España los televisores eran entonces bienes de lujo, y aun cuando empezaron a darse los primeros pasos para la producción de estos en nuestro país, solo unas 50.000 familias poseían un televisor. Desde el Gobierno se impulsó la compra de los receptores, con medidas como la compra a plazos. Es entonces cuando comienza la expansión de TVE, las conexiones en directo, y cuando se produce el traslado de los primeros estudios en Paseo de la Habana a los más conocidos en Prado del Rey. En los sesenta se producen además dos hechos de importancia: el comienzo de las emisiones de La 2, dedicada a contenidos culturales y documentales (en 1966) y la introducción del color (en 1969). De esa época datan algunos clásicos de la televisión; series como Bonanza o Los Intocables o programas como Un millón para el mejor o Un, dos, tres, responda otra vez.

Con la Transición y la llegada de la democracia, TVE se adaptó al nuevo modelo de sociedad. En 1980 se firmó el Estatuto de la Radio y la Televisión Española, que englobó en el ente Radio Televisión Española las sociedades estatales Radio Nacional de España, Radio Cadena Española y Televisión Española. Ese ente no se convertiría en la actual corporación de RTVE hasta 2006.

Hasta 1990, La 1 y La 2 de TVE no tenían competencia. No fue hasta esa fecha, con la Ley de Televisión Privada cuando vieron la luz las primeras cadenas privadas: Antena 3, Telecinco y Canal +.

rtve

Una temporada difícil para las audiencias:

Los inicios de TVE fueron brillantes en cuanto a audiencias y share. Pero, claro, solamente existían dos canales de televisión, ambos públicos. La situación dio un vuelco en 1990 con la creación de los nuevos canales de televisión privada, pero ese mismo año, La 1 seguía líder en cuota de pantalla con un porcentaje del 52%.

Y a pesar de la competencia creciente, la cadena decana de España se mantuvo liderando los estudios de medios hasta 2003, cuando alcanzó un 23% de share. Siguieron cinco años en los que otras cadenas, fundamentalmente Telecinco, le arrebataron a la primera de la televisión pública el primer puesto en las clasificaciones.

Pero la tendencia cambió de nuevo en el período entre 2009 y 2011, período que terminó con La 1 de nuevo a la cabeza en los rankings de cuota de pantalla con un 14,5%.

Los últimos años han sido difíciles para la televisión pública. En una televisión digital con cada vez más canales pero con grandes grupos mediáticos (Mediaset y Atresmedia) controlando el mercado, poco espacio le queda a La 1 en esta fuerte competencia. El mes de septiembre de 2015 solamente alcanzó un 9,7% de share, aunque aún con esta cifra mejoró respecto a su récord negativo en julio de este año, cuando alcanzó solo un 9%. El telediario, que un día fue el más visto de las cadenas españolas hoy se mantiene en una franja del 11 al 15% de share en un canal que, según el EGM de octubre de 2014 a mayo de 2015 alcanzó una cuota de pantalla media del 12,8% en este período.

Pero como muestra, un botón. Tomemos como ejemplo un día cualquiera, como el 19 de octubre, lunes, cuando el programa más visto fue Carlos, rey emperador, con poco más de dos millones de espectadores, o el día anterior, domingo, cuando lo más visto fue La película de la semana, La gran boda, con dos millones y medio, para entender cuál es el punto fuerte de la cadena pública hoy en día. Las series de producción propia y los títulos cinematográficos para todos los públicos nunca decepcionan al espectador y son los contenidos con los que La 1 alcanza picos de audiencia.

Rostros y nombres de la primera cadena española:

En la historia de La 1 no faltan caras conocidas, ni históricamente ni en la actualidad. La Reina Letizia, sin ir más lejos, fue en su día presentadora de informativos en la cadena pública. Se une a un centenar de figuras de relevancia histórica como Jesús Álvarez, David Cubedo, Pedro Macía, Rosa María Mateo, Iñaki Gabilondo, Victoria Prego, Concha García Campoy o María Escario. Por el telediario de La 1 han pasado periodistas con Almudena Ariza, hoy corresponsal de TVE en Nueva York, Pedro Piqueras, hoy en Telecinco, Jesús Hermida o Lorenzo Milá. Hoy en los platós ponen voz y rostro a las noticias periodistas como Pilar García Muñiz, Ana Blanco, Ana Ibáñez y Diego Losada, así como Sergio Sauca en deportes.

Pero el verdadero punto fuerte de La 1, al menos en los últimos años, es la ficción de producción propia. Hay que hablar necesariamente de Cuéntame, la longeva serie de la que los españoles no parecen cansarse por muchos años que lleve en antena. Águila Roja inauguró la tendencia al éxito de las series españolas de temática histórica, y poco después llegaron Isabel y, ahora, Carlos, Rey emperador. Las series de época encuentran sus ejemplos más destacados en Seis Hermanas o Acacias 38, y la cadena no ha querido dejar de apostar por las series policíacas con un componente de humor, como Olmos y Robles.

Otros gigantes de La 1 que siempre dan titulares son Bertín Osborne, con su programa de entrevistas En la tuya o en la mía y, cómo no, la polémica Mariló Montero, quizá la presentadora más comentada de la historia de la televisión en España. Formatos como Masterchef han acabado de renovar la cadena pública española, que intenta cada vez más adaptar su programación a los nuevos tiempos. Si lo ha conseguido o no aún está por determinar.

Episodios difíciles:

Como muchas otras cadenas públicas de televisión, TVE y más particularmente La 1 está constantemente sometida a críticas por la politización de sus contenidos. En los últimos años, las denuncias de la existencia de una “redacción paralela” en los informativos y la pérdida de confianza ciudadana han dañado considerablemente la imagen de la cadena. A esto hay que sumar los efectos de la crisis, que dio lugar en 2006 a un ERE que supuso la prejubilación de cerca de 4000 profesionales. Así, los espectadores de La 1 dejaron de ver en sus pantallas a Marisa Abad, Luis de Benito, Rosa María Calaf, Pedro Erquicia, Baltasar Magro o José Antonio Maldonado entre otros.

Las bajas cifras de audiencia no dejan de ser comentadas incluso en los círculos políticos. El sindicato CCOO denunció recientemente que, en los últimos cuatro años, la radio y la televisión públicas han perdido un 35% de audiencia. Como respuesta, el presidente de TVE ha afirmado “no creer” en el EGM. Los trabajadores, por su parte, reunidos en el Consejo de Informativos de la Televisión Española pidieron a las fuerzas políticas la firma de un Manifiesto por la Independencia de los servicios informativos.

Hace unas semanas, el equipo de informativos de La 2 retiró la firma de un telediario. Voces críticas y comentarios favorables. La televisión pública en España nunca estará exenta de debate. Lo que es incuestionable es que es una de las más ricas en historia y prestigio en el mundo y que, a lo largo de casi seis décadas, ha emitido contenidos de una calidad indudable.

marta rojo r26 

Escrito por: Marta Rojo (@Marta_R26)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .