Los programas de talentos infantiles más en auge que nunca

masterchef junior

Hay quien dice que el talento es cuestión de suerte, aunque pocos saben que, en la mayoría de las ocasiones, la suerte es cuestión de talento. Cientos de niños poseen un don, apenas levantan un palmo del suelo y ya son grandes promesas en una determinada disciplina artística. Disfrutan de su pasión como si fuera un juego más y hacen de ella una forma de vida que les impulsa al éxito a una edad temprana. Son talentos precoces, y muchos fugaces, que se cuelan en nuestras televisiones. Una gran mayoría son lanzados a esta fama efímera por el empeño de unos progenitores que les despiertan a un mundo de flashes porque presienten que tienen esa gracia especial que se busca en los castings. Pero no todos triunfan. Y los que lo hacen, puede que sea porque ya nazcan con esa capacidad y por sus venas corra el sentimiento de dedicarse a lo que el destino ya les ha marcado desde temprana edad. Quieren ser artistas y sus padres lo saben. El problema es seguir siendo artistas al crecer, tras la oportunidad de aparecer en un programa de televisión.

Los talents shows infantiles siempre han existido, pero en los últimos años su auge es más que evidente. No importa la disciplina que centre el programa, lo esencial es que los concursantes sean niños. Por h o por b, las audiencias se disparan y Twitter configura un nuevo trending topic relacionado con este fenómeno de pequeños talentos.

La caja tonta aúna a toda la familia en torno a programas que nos presentan a los que serán, posiblemente, nuestros artistas en el futuro. Los expertos en el fogón están de moda gracias al programa gastronómico ‘MasterChef Junior’. Ahora los niños sueñan con ser los mejores cocineros del país gracias a este reality que ya ha estrenado tres temporadas.

Los grandes espacios lúdicos y de entretenimiento de la parrilla televisiva realizan adaptaciones aprovechando la rentabilidad de su popularidad. Ya suena a pasado “Peque prix”, la versión infantil del que era el programa más divertido de todos los veranos, “El Grand Prix”. Corría el año 1998, cuando Televisión Española decidió apostar por este formato en el que participaban diferentes colegios de toda España. Podemos recordar también las actuaciones de los “minivales”, niños dispuestos a mostrar la disciplina en la que destacaban en el programa “Tú sí que vales” dedicado a ellos.

Lo mismo ha ocurrido con “Ahora caigo Junior”, especiales del famoso “Ahora caigo” que tienen como protagonistas a los pequeños de la casa. Y otro tanto con “Tu cara me suena mini”, la versión infantil del programa musical “Tu cara me suena” en la que niños de 6 a 14 años son caracterizados para imitar a un conocido artista. “La voz kids” es el último fenómeno que podemos encontrar en la televisión. Tras el éxito arrollador de la primera edición, Telecinco emite cada lunes esta segunda entrega en la que 45 niños compiten por ser la mejor voz del país. La audiencia ronda el 27% en un espacio que cuenta con los cantantes David Bisbal, Manuel Carrasco y Rosario como coaches.

Parece que los concursos musicales son los que tienen más impulso televisivo. En este sentido, hay un programa que caló en el corazón de toda una generación y que hay que mencionar aparte. “Menudas estrellas”, marcó un antes y un después en lo que a espacios infantiles adaptados se refiere. Tras el éxito de la versión adulta, “Lluvia de estrellas”, este formato, presentado generalmente por Bertín Osborne, nos enseñó que algo estaba cambiando en la televisión y que los niños eran un producto muy rentable para los empresarios y muy querido por el gran público.

tu cara me suena mini

Existen programas, en cambio, que están protagonizados por adultos, pero con apariciones de niños que aportan el toque mágico e inocente al formato. Es el caso, por ejemplo, de “¿Sabes más que un niño de primaria?”, concurso sobre preguntas que precisa la ayuda de los más pequeños que sorprenden con sus conocimientos en diversas materias. No hay que olvidarse tampoco de “Levántate”, concurso de talentos emitido este mismo año en el que los niños actuaban junto a su padre o su madre. Se trataba de seleccionar a la mejor pareja artística de la misma familia. Este espacio demostró a los espectadores que, a veces, el talento no es innato y, como dice el refrán, “de casta le viene al galgo”.

Más allá de las diversas opiniones respecto a la emisión de estos programas, el público, en última instancia, es el que decide el futuro de los mismos y el que marca el ritmo televisivo. La gran aceptación expresada en forma de audiencia hasta el momento ha llevado a que muchos concursos sigan adelante, como es el caso de “Pequeños gigantes” que ya ha grabado una segunda tanda. Un formato que resuena a “Esos locos bajitos”. ¿Quién no se acuerda de estos niños realizando entrevistas como si fueran grandes periodistas? Esto programa de variedades mezclaba las actuaciones musicales, con las de baile así como con entrevistas y humor en grandes dosis.

También hay programas protagonizados por los niños que no se emiten a nivel nacional, como es el caso de “Menuda noche” que se puede ver en Canal Sur, cadena autonómica de la televisión andaluza. Este espacio, presentado por Juan y Medio, todavía sigue en activo, cosechando unos buenos resultados. Comenzó su andadura en 2004 y sorprende que artistas andaluces que ahora se encuentran en pleno apogeo musical, realmente se descubrieran en este programa, como es el caso de Abraham Mateo o María Carrasco.

Muchos de estos niños, ahora convertidos en adolescentes, no desistieron en su intento por hacerse su hueco en la televisión. Mismamente, Gemeliers, mostraron su desparpajo en este programa, pero posteriormente lucharon para entrar en La Voz Kids, y tras su paso por esta primera edición, el año pasado, ahora están en los primeros puestos de ventas. Parecido es el caso de Antonio José. El cordobés que recientemente ha ganado La Voz, versión adulta, participó en el reality show ‘Eurojunior’ y representó a España en el festival de Eurovisión junior con su tema “Te traigo flores”, quedando en segunda posición.

Los programas y concursos mencionados no son más que un ejemplo de la larga lista que existe en nuestro país donde cientos de niños han probado suerte en la televisión. De forma en la mayoría de los casos inconsciente se han mostrado ante las cámaras tal y como ellos son, con su arte y su inocencia, desbordando esa chispa y ese brillo en los ojos que nadie debería perder con la edad. Con estos espacios de la parrilla todos volvemos a ser un poco más niños, compartiendo la ilusión de estos pequeños grandes artistas.

Paula Olvera 

Escrito por: Paula Olvera (@Paula_op_)

Anuncios

Un comentario sobre “Los programas de talentos infantiles más en auge que nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s