‘Crónicas Marcianas’, el programa que cambió el late night

crónicas marcianas

‘Crónicas Marcianas’, un nombre que perdurará en la memoria de muchos. El 8 de septiembre de 1997, Telecinco emitió el primer programa que llenaría de risas las noches de los televidentes españoles. Fueron ocho años de travesía televisiva y 1300 programas emitidos. Durante las primeras cinco temporadas, no había canal que le quitara el liderazgo de audiencia nocturna, todo un logro para su director y presentador Javier Sardà.

Argumento e Historia:

Este late show de la productora Gestmusic Endemol se ha consolidado como el más longevo de la historia de la televisión, con ocho temporadas a sus espaldas y diversos premios ganados: un Ondas, dos de la Academia de la Televisión y ocho TP de Oro. Su éxito puede deberse al formato rompedor que lo caracterizó y que no dejó indiferente a nadie. El programa recibió el nombre de la célebre obra literaria de Raymond Bradbury y supo cómo provocar a su fiel audiencia desde la pequeña pantalla. A sus creadores, Jordi Roca y Miquel José, no les faltó originalidad a la hora de crear la dinámica y la temática: Crónicas Marcianas simulaba situarse en el planeta rojo (Marte) para analizar de manera irónica y desinhibida la vida en la Tierra. Para llevar a cabo esta tarea extraterrestre, Sardà contó con un equipo de “marcianos” de lo más peculiar.

Durante la octava y última temporada (2004-2005) el programa tuvo que batallar con Buenafuente, el late show de Andreu Buenafuente que se emitía en Antena 3 en la misma franja horaria. Los contenidos que trataban eran diferentes, pero cada vez más espectadores eligieron mudarse a la nueva propuesta de la productora El Terrat, hecho que le fue restando audiencia a Crónicas Marcianas hasta el punto de tener que despedirse para siempre (hasta la fecha).

Colaboradores:

Ocho temporadas dan para mucho y para muestra un botón. Sardà dirigió a “marcianos” de todo tipo:

colaboradores crónicas marcianas

colaboradores cronicas marcianas

Cada colaborador tenía un papel relevante dentro del programa. Un buen ejemplo es el Boris Izaguirre. El venezolano obtuvo popularidad en España gracias a su gran presencia en Crónicas Marcianas. Se ganó la atención de la audiencia con su provocativa temática sexual, sus desnudos en el plató y su análisis semiótico de la actualidad del corazón. Otro ejemplo es el del cómico Carlos Latre. Hizo llorar de la risa a miles de personas con sus populares imitaciones, como fue el caso de la noche en la que momentáneamente se hizo pasar por la pitonisa Lola.

Audiencias:

audiencias crónicas marcianas

Sardà no aguantó un año más en el ring y finalizó su expedición extraterrestre en 2005 con un 29,4% de cuota de pantalla (1.471.000 espectadores).

Curiosidades:

Algunos de los espectadores han considerado que Crónicas Marcianas fue el inicio de lo que hoy conocemos coloquialmente como “televisión basura”. Quizá fue debido a la polémica que generaba el programa por tratar temas provocativos o tabúes, al papel que jugaban los colaboradores o las entrevistas poco sesudas que se realizaban a los invitados. Pero, fuera como fuese, si algo queda claro es que se ha consolidado en un late show que perdurará en la memoria de muchos.

Otra curiosidad a destacar es la gran cantidad de merchandaising que nació de este fenómeno de masas. Se aprovechó el gran éxito del programa para sacar al mercado, bajo el sello de Crónicas Marcianas, más de quince álbumes recopilatorios como Crónicas Marcianas Mix (1997) o Momento Boris (1999); películas como El mejor cine de Marte. También vieron la luz juegos de mesa (El juego de mesa de Crónicas Marcianas) o videojuegos (Mars Invaders). Además de todo esto, de la misma factoría se publicaron muchos libros, la mayoría firmados por Javier Sardà (El mundo según el señor Casamajor), aunque también por otros colaboradores como Carlos Latre (Bea, una becaria en Marte).

El programa marcaba tendencias incluso en el habla de sus espectadores, y es que muchas de las expresiones que se mencionaban en antena, posteriormente se convertían en vox pópuli. Tal es el caso de la pitonisa Lola con “que te pongo dos velas negras”, el reconocido “po-zi”, o el “raro, raro, raro” de Iglesias Puga. Crónicas Marcianas no dejaba de sorprender. Fue pionero en interactuar con el público creando un sistema de comunicación que le permitiese conocer los gustos de éstos a través de un SMS. Todo ello se llevó a cabo con el fin de evolucionar en función de las preferencias de los espectadores.

Eli Alabarce  Escrito por: Elisabeth Alabarce (@EliAlabarce)

4 comentarios en “‘Crónicas Marcianas’, el programa que cambió el late night”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .